Las grandes decepciones

decepción

Imagina por un momento: tienes tu objetivo, que cumple con todas las condiciones para estar bien formulado (Aquí toda la

información: Pon un objetivo en tu vida. y además manejas y aplicas diferentes estrategias para conseguirlo (aquí más Información: Cómo alcanzar tus metas y haces todo lo que está en tu mano.

Pues bien, a pesar de los pesares, no alcanzas tu meta (al menos de momento, y esta es una de las claves). ¿Por qué, cómo puede esto suceder? Se me ocurren varias respuestas. Ya hemos escrito anteriormente que estas condiciones y estrategias no aseguran certezas, pero sí aumentan probabilidades de éxito. En cuanto a las respuestas: en primer lugar, puede que en este momento tus expectativas estaban por encima de tus posibilidades reales. No era posible para ti alcanzar ese objetivo. En segundo lugar, cuando de una competición se trata (por ejemplo oposiciones, concursos por alguna plaza, deporte) aún estando preparado, aún habiendo dado todo lo que tenías, aún cumpliendo con los criterios… hay alguien que es mejor que tú en ese ámbito o terreno concreto (no mejor persona, no confundamos, mejor para ese puesto en concreto).

En determinadas ocasiones no depende todo de únicamente de ti. Es importante manejar y contemplar la idea de que no todo está bajo tu control, de que no todo es cosa tuya ni estás sólo en el mundo. Hay otras personas que, dado nuestro sistema y modelo de mundo, compiten contigo por un mismo objetivo. Y sí, cabe la opción de que alguna de esas personas sea mejor que tu en ese ámbito concreto, esté mejor preparada o simplemente haya ejecutado mejor que tú en ese momento concreto. Esto es lo negativo.

Afortunadamente, también está lo positivo. Que no lo hayas conseguido hoy no implica la imposibilidad de no conseguirlo más adelante (al menos normalmente suelen aparecer diversas oportunidades a lo largo del tiempo). No haberlo conseguido hoy te da información sobre lo que te falta, lo que necesitas o aquello en lo que fallas y que explica que no hayas conseguido tu propósito.

Aún hay más: Que no todo dependa de ti no significa que nada dependa de ti. En realidad se trata de precisamente hacer lo que dependa de ti, sea más o menos (esto es una variable a considerar a la hora de seleccionar tu objetivo).

¿Quiere esto decir que no hay motivo para la frustración, la desesperación, el enfado, la tristeza, la comparación, las ganas de abandonar? No. Además, es normal que aparezcan estas emociones, activadas por alguna creencia o juicio. Nos ayudan a gestionar y superar la no consecución de nuestra meta. Sin embargo tomar conciencia de que está sucediendo nos ayudará a ir más rápido y seguro. Con todo esto sólo quiero decir que lo más probable es que no sea el fin del mundo, que tengas otra ocasión en el futuro para conseguir esa meta. Puede incluso que te sirva para darte cuenta de que ese objetivo no es para ti y, tampoco, sería el fin del mundo, sino la ocasión perfecta para colocar tu atención en otro lugar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s